Epitafio de Tristan Corbière (para el día en que se acaba el mundo)

Esta es mi versión

Por ardor se mató, o murió de pereza

Si vive es  por olvido, veamos lo que deja

—Su única pesadumbre fue no poder  ser su  propia amante—

No nació para ningún fin

hacia delante siempre con el viento en contra.

No siendo sino  de un banquete las sobras

En una  mezcolanza adulterada de todo.

De un no se qué. — pero sin saber dónde

Del oro.—pero sin calderilla

De los  nervios,— sin nervio. Vigor sin ímpetu.

De impulso, — pero renqueando

Del alma,— le faltaba el  violín

Del amor, —con la peor de las fachadas

—Demasiados nombres para tener uno solo—

Persiguiendo el  ideal, — sin  tener ni idea

Verso rico, — y siempre suelto

Sin haberse  ido— vuelto

Encontrándose en todos sitios perdido

Poeta, a pesar de sus versos

Artista sin arte,— y al revés

Filósofo, — a tontas y a locas.

Un gracioso serio, — que no tenía…

Ver la entrada original 264 palabras más