La extrañeza de la lluvia, de Mayte Blasco.

El sol inmenso del mediodía se abre en el cielo como el dios primitivo de una civilización antigua”.

Al leer una frase tan evocadora de “La extrañeza de la lluvia”, la nueva novela de Mayte Blasco que hoy les presento, pensé que el verdadero sentido del libro (más allá de la constatación de la degradación familiar y medio-ambiental) era la evocación de una inocencia pérdida. Busqué rápidamente la cita inicial que trae el propio libro de Mayte para reafirmarme en el alumbramiento y allí se encontraba otra joya que no puedo ni quiero pasar por alto: “Ahora ya no podemos creer, como los personajes de Chéjov, que dentro de cien años el mundo será maravilloso”. La cita es de Svetlana Aleksiéivh, de su “Voces de Chernóbil”, con lo cual ya lo dice todo. La catástrofe natural, que dado los tiempos que estamos viviendo, parece cuanto menos inminente, no puede ya pillarnos de sorpresa y preguntándonos con cara de tontos “¿cómo ha sido posible?, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?” Pues porque entre todos lo hemos permitido, claro está. Porque no parece importarnos demasiado el seguir avanzando de cabeza hacia el desastre.

Pero el libro de Mayte es mucho más que una denuncia natural muy necesaria. La degradación toca todos los aspectos y la corrupción moral campa a sus anchas no solo en el ambiente íntimo y familiar sino a nivel de las más altas esferas, que, tal y como sospechamos en gran parte de los individuos, viven corrompidos hasta la médula.

Mayte se sirve de varios personajes para su propósito narrativo. Sabe hilar con agilidad y maestría poliédrica lo íntimo y distópico. Crea personajes que no son solo de una pieza, que evolucionan, véase Mauro y la propia y desafortunada Greta; otros que son auténticos villanos, como Bruno, que sigue siendo igual de detestable desde el primer capítulo al último; y luego nos va dando (en los siete capítulos que conforman la obra) personajes bondadosos, algunos van cayendo por el camino, ya sea encarcelados, fallecidos o desaparecen, pero no deja de existir siempre en escena la esperanza de un personaje sensible y tolerante capaz de enarbolar con entereza la bandera ante la desigualdad.

Y todo armado en una estructura coral de siete pisos muy bien pulida y con esa sencillez y fluidez narrativa que solo pueden tener los libros que han sido trabajados con acierto. Blasco confía en la inteligencia del lector para hacerse preguntas, para rellenar los saltos en el tiempo, las elipsis, las preguntas fundamentales. Yo desconfío de los escritores que quieren darnos todo masticado desde la primera a la última página y venero a todos los que (independientemente de su estilo) intentan que mastiquemos según nuestras propias capacidades cognitivas y lectoras.

En Blasco aprecio ecos de Sara Mesa; también de Antonio Soler; no sé si ha leído a Valeria Luiselli o Maggie Nelson, pero creo que le gustarán si no las ha descubierto todavía. Yo a todo el que puedo les recomiendo estas dos escritoras porque me parecen magníficas, muy distintas entre sí, pero muy imprescindibles. Tanto “Desierto sonoro” como “Bluets” es de lo mejorcito que he leído en años. Libros atrevidos y que se arriesgan. Pilar Quintana también podría entrar en esa lista de escritoras a seguir con su obra “La perra”. Un libro conmovedor y que nos habla sobre el derrumbe de las ilusiones en un lugar perdido del Pacífico.

Y los lectores, a su vez, también descubrirán a una escritor talentosa e inteligente como Mayte Blasco que sabe de qué va la literatura: de crear algo duradero, estable, con consistencia, de hacer preguntas incómodas, ser sutil, otras veces dura sin ambages, escribir con microscopio cuando hay que hacerlo, denunciar los abusos y, sobre todo, de crear algo con calidad y pureza y que pueda leerse con la misma vigencia cuando pasen los años. Igual el desastre medio-ambiental no conseguimos evitarlo, tengo mis dudas sobre ello pese al retroceso que parece que estamos viviendo en los últimos años; pero de lo que estoy seguro es que esta novela se podrá seguir leyendo en los próximos decenios con el mismo interés con la que la leímos la primera vez. Es más, de vez en cuando habrá que releerla para recordarnos la fragilidad latiente y sensitiva del mundo en que vivimos. Para que no se nos olvide.

“La extrañeza de la lluvia” ha sido editada por la Editorial maLuma y puede adquirirse en librerías, Amazon, o directamente por la web de la editorial.

2 comentarios en “La extrañeza de la lluvia, de Mayte Blasco.

  1. Muchísimas gracias de nuevo, Jorge. He compartido la reseña para que pueda leerla más gente.
    He leído mucho a Sara Mesa, así que puede ser que su estilo me haya influido. Lo de Antonio Soler me deja sin palabras, porque me parece un escritor de un nivel altísimo. También he leído “La perra” de Pilar Quintana, una novela fabulosa. A Valeria Luiselli y Maggie Nelson no las he leído, pero si tú me las recomiendas lo haré.
    Un abrazo fuerte.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias. Sí, creo que te gustarán ambas escritoras. Pero bueno, hay tanto por leer y siempre se tiene tan escaso tiempo que tampoco quiero yo insistir en el tema.
      Gracias a ti por haber escrito una buena novela, como “La extrañeza de la lluvia”, que eso es en verdad lo meritorio y lo importante.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s