Contra vosotros, de Mercedes Soriano

Si aprendierais a caminar, si recuperaseis el privilegio de ser vagabundos, advertiríais por vosotros mismos que el mundo es otro. Para vuestro gusto y vuestro asombro, comprobaríais que la obstinación de las plantas cuaja las cunetas, invade el asfalto y lo lastima: no son masas de color, son formas y tonos tan ensamblados y diversos que cualquier pintor, si fuera sincero, se sonrojaría al contemplarlos. La evidencia de los amarillos ondulados, de la mancha escarlata sobre el ramaje grisáceo, la gama de violetas trazada por la flor del cardo, el miosotis y el espliego, los rojos de la sangre y del carmín os dejarían absortos. Se trata de una vegetación humilde, plebeya, ninguneada por los fabricantes de flores ampulosas sin aroma y, desde luego, por los realizadores de documentales televisivos, que siempre prefieren mostrar la exuberancia de tierras que dicen exóticas. Sin embargo, se manifiesta con una firmeza que expresa la voluntad del cosmos, su decisión de hacerse presente por sí mismo a pesar de vuestra intervención. Si caminarais y descubrierais el entusiasmo de ir despacio, vuestros ojos viajarían de otro modo a través de lo pequeño y de lo grande, las moles oscuras dejarían de ser impedimentos o volúmenes fugaces y sus laderas, repliegues y hendiduras se abrirían ante vosotros para deslumbraros, haceros notar la ferocidad inserta en la mansedumbre, revelaros la insignificancia de todos vuestros inventos y ansiedades.

A veces, entre la marabunta de escritores, nace una estrella errante. Se le reconoce porque en seguida se aparta de la multitud y marcha con su propio rumbo. No pretende ni busca el éxito o, al menos, no lo busca a cualquier precio, puesto que no entiende el éxito como una escalera hacia la cúspide de la pirámide social, sino como la alegría intima que siente el escultor al apreciar el resultado final de su trabajo. Por lo general, estos escritores están dotados de una sensibilidad crítica, cuestionan la sociedad en la que viven y señalan sus faltas y sus vicios, y por ello al mismo tiempo que se separan del rebaño el propio rebaño trata de marginarlos despreciándolos y ninguneándolos.

Puede ser este el caso de Mercedes Soriano, escritora que había encontrado cierto éxito en la España de los ochenta, para apartarse al principio de los noventa y largarse a un rinconcito del sur, lejos de las prebendas y los peloteos en las que se suele mover el mundillo cultural.

La Navaja Suiza ha recuperado este libro, “Contra vosotros”, que se editó por primera vez hace ya unas décadas. Supongo que como pone en tela de juicio “el mito de la transición y los primeros años” no fue bien recibido ni por los suplementos ni por la élite del mundillo literario, porque Mercedes es una autora “incómoda” que (a través de la estructura y del exquisito manejo del lenguaje) consigue poner en aumento las lentes de la corrupción moral de nuestra sociedad, la búsqueda del éxito fácil —preludio del ladrillazo—, aumentado el espejo de las deformaciones que tuvimos y seguimos padeciendo.

El libro se estructura en siete monólogos. Todos bien logrados y magníficamente escritos, reconocibles en su diversidad y profundos y críticos, hasta llegar al monólogo final, llamado Nadie, que está por encima del resto y que, si se me permite, está muy por encima de lo que se escribía hace treinta años y de lo que se suele escribir hoy en día. En todo: en calidad, en profundidad y en visión. Les recomiendo leer antes que nada este segmento narrativo, y luego comenzar la novela desde el principio. Posiblemente la escritora (de estar viva) lo censuraría; pero yo soy de los que consideran que solo se puede “contagiar” la literatura a través del entusiasmo que despierta lo más excelso. Los manuales de literatura y los críticos literarios no enseñan nada, o si enseñan algo es muy poco y no nos vale. El lector ha de formarse en soledad y lejos de contaminaciones interesadas. Leer con profundidad en este mundo tecnológico es una forma de resistencia, no una manera de perder el tiempo o de tener una ocupación, que es una forma más de corromper la lectura que posee el mercado. La literatura no es un hobby, como algunos nos quieren hacer creer, la literatura es la elevación que nos muestra los abismos y las bondades de los seres humanos, la belleza y la crueldad del mundo que nos rodea, todos los enigmas de la carne y del cielo, todas las ausencias a las que estamos abocados. Al leer regalamos nuestro tiempo para vivir más vidas a las que tenemos acceso. Es un trueque justo y equilibrado.

Yo no sé cuántos lectores alcanzará Mercedes Soriano en su resurrección literaria, ni si La Navaja Suiza tiene la intención de seguir recuperando su obra, lo que sí sé es que en la misma editorial hay un ensayo- ficción narrativo, Aposento, de Miguel Ángel Muñoz, que indaga sobre la vida y la obra de esa estrella fulgurante y errante de las letras hispanas, que un día decidió dejar los fastos del triunfo por la contemplación de los espacios abiertos, en una renuncia que nos tememos tenia tanto de actitud vital como de hartazgo.

Lean a Mercedes Soriano y descubran a una gran autora que deslumbra con luz propia. Persigan el eco salvaje de una respiración que busca y explora y descubre que la realidad social y afectiva tiene muchos prismas, ondulaciones y concavidades. Una autora que acabó muy cansada de la plaga de “carcoma intelectual” que vive instalada en nuestro país.

Murió con cuarenta y nueve años.

Hasta otra.

Anuncio publicitario

4 comentarios en “Contra vosotros, de Mercedes Soriano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s